Mes: marzo 2010

“La capacidad para reír, en el momento más terrible”: Conversando con Peter Brook

Peter Brook no es cualquier director. Poniendo en escena exitosamente sus originales versiones de obras shakesperianas o probando desde el Teatro de la Crueldad hasta piezas inspiradas en el mundo africano, sin contar descomunales propuestas como El Mahabharata, el director inglés ha sabido ganarse el reconocimiento como uno de los más influyentes y geniales hombres del teatro contemporáneo.

Es así que, como parte del contenido especial por el Día Mundial del Teatro, presentamos estas dos entrevistas disponibles en la web y realizadas al afamado director que, además, ha sabido incursionar en el cine y la ópera. (más…)

Anuncios

Llegó el Mensaje Nacional por el Día Mundial del Teatro 2010

Esta año, la encargada de escribir el Mensaje Nacional ha sido la actriz María Luisa de Zela. “La persistencia de lo efímero” es el nombre de este mensaje que será leído en cada ceremonia por el Día Mundial del Teatro que se realice en nuestro país. A continuación…

LA PERSISTENCIA DE LO EFÍMERO.

El teatro es un arte que se hace realidad en la interacción viva y directa entre los artistas y  el público, es en ese mágico encuentro que el hecho teatral adquiere sentido y valor. Esta particularidad convierte al teatro  en un arte efímero por naturaleza, dura lo que dura la representación.

Este carácter efímero es quizá lo que haya motivado muchas veces a hablar sobre su desaparición.

En el siglo XIX a raíz del nacimiento del cine en 1825, con la primera presentación pública del cinematógrafo por los hermanos Lumiere en Francia, hubo quienes empezaron a decir que el teatro seria desplazado por este nuevo arte  y que iría desapareciendo poco a poco, luego en el siglo XX fue la televisión. Nuevamente el fantasma de la muerte acosaba al teatro.

Posteriormente con el desarrollo de los medios masivos de comunicación y el avance vertiginoso de la tecnología, muchos pensaron nuevamente que el teatro estaba finalizando sus días. Sin embargo, el teatro, como todo arte, nos lleva a la creación, es arte y es a la vez ciencia  que  evoluciona, ha existido y acompañado al hombre desde sus orígenes, por ello no tiene un sólo rostro, un sólo sentir, y es por excelencia un vehículo para la expresión de la diversidad, de las fuerzas y pasiones individuales y colectivas en su infinita gama de posibilidades.  El teatro como el fuego, puede ser efímero en su danza, pero al mismo tiempo es capaz de dejar huellas profundas, y es en este carácter paradójico donde radica su magia y su fuerza. Su persistencia se nutre del contacto humano, de la sensibilidad, del cambio, de la  rebeldía y capacidad de trasgresión. El teatro es aquel lugar utópico pero al mismo tiempo tangible y concreto donde lo imposible se hace posible a través de nuestra tenacidad e imaginación. El teatro, como decía el maestro Jerzy Grotowski,  es una reserva de humanidad, un lugar para el encuentro, donde el conflicto, el cuestionamiento y las diferencias pueden ser bienvenidos y canalizados como el mejor estimulo para la acción, la creatividad y la transformación.

Hacemos teatro en las salas conocidas, pero también en las losas de los barrios, en grandes festivales y en pequeñas escuelas, en la ciudad y en el campo, lo practican los adultos, los niños y jóvenes, los profesionales y los aficionados, y cada experiencia como en la naturaleza, cumple una función y contribuye con sus particularidades a la vida teatral de las comunidades. Nutren al teatro los diversos espacios de formación actoral, los grupos y los elencos, los laboratorios y proyectos de investigación, las actrices y actores solitarios, los trashumantes y las instituciones estables, los consagrados y los anónimos,  el público amante del arte, los técnicos, los dramaturgos, productores y críticos,  y la lista puede continuar. En este contexto es necesario desarrollar una visión ecológica, holística, para comprender y valorar el sentido de cada aporte desde una mirada respetuosa e inclusiva, pero al mismo tiempo inquieta, crítica y constructiva. Es indispensable, como nos enseña el teatro, abrir la mente y los sentidos, volver a mirar cada vez, dudar,  reinventarnos y ensayar con audacia nuevas posibilidades.

Especialmente en un país como el nuestro, carente de políticas culturales y donde muchas veces la valoración de la cultura se reduce al registro y divulgación  de la actividad de pequeños grupos, cuyas creaciones son muy importantes y valiosas, pero no únicas ni absolutas, es necesario replantear paradigmas y articular todos los esfuerzos, acogiendo la diversidad de propuestas como un signo de madurez y amplitud.

Por ello, celebrar el Día Mundial del Teatro en la localidad de Santiago de Carapongo, tiene un especial significado y nos ayuda a recordar que el teatro puede nacer en cualquier momento y lugar donde teatristas y público estén dispuestos a  compartir,  transformar, imaginar, recordar, afirmarse y dudar, celebrando su humanidad en este acto irrepetible, efímero pero persistente.

“Puno y el teatro se dan la mano otra vez…”, un texto de Liliana Quinto Laguna

El siguiente es un texto de Liliana Quinto Laguna que resume y expresa muy bien el sentir de quienes aman el teatro y lo disfrutan como una parte fundamental de su vida. Disfrútenlo.

Puno y el teatro se dan la mano otra vez…

“El poder del teatro también permite la apertura de nuevos canales de diálogo entre diferentes razas, diferentes etnias, diferentes colores y diferentes credos. Nosotros somos mortales, pero el teatro es tan eterno como la vida misma”.

Sucumbir ante una presentación teatral cuidadosamente elaborada, dejarnos envolver en esa puesta en escena, llorar o reír con cada personaje, zambullirnos en la obra, en su mensaje, es ser tentado a un sinfín de emociones cuando ese actor o actriz sería y rigurosamente preparados nos llevan por ese torbellino de sensaciones.

Esa valija se abre y tiene a la niña de zapatitos rojos, al soldadito de plomo, a la sirena encantada, a esa anciana madre que extraña al hijo amado, a ese bebé que enternece, a ese adolescente inseguro, a una princesa de los uros, triste, a un obrero despedido o a ese profesional descontento con su entorno…personajes y personajes, historias sin límite que dan paso a la imaginación y a la realidad que se mezcla con música, trajes, sol, lluvia, gritos, risas hilarantes, lágrimas, difícilmente se puede estar impávido ante el alud de expresiones de una óptima obra teatral.

El TEATRO nació en Atenas, Grecia entre los siglos V y VI a.C. allí los atenienses celebraban los ritos en honor a Dionisio, dios del vino y la vegetación. Estas primitivas ceremonias rituales irían luego evolucionando hacia el teatro, constituyendo uno de los grandes logros culturales de los griegos, las cuatro formas teatrales de los griegos eran, la tragedia, el drama satírico, la comedia y el mimo, mientras que las dos primeras estaban consideradas las más civilizadas acordes con un espectador adulto, las dos últimas se asociaban con lo primitivo y por lo mismo más apropiadas para un público infantil.

El Teatro simbolista ponía en relieve la espiritualidad que debía provenir del texto y la interpretación, el ritmo de las obras era en general lento y semejante a un sueño.

El Teatro Expresionista, exploraba los aspectos más violentos y grotescos de la mente humana, creando un mundo de pesadilla sobre el escenario, caracterizándose por la distorsión y exageración.

El Teatro del Absurdo, nace de la segunda guerra mundial, el sentido de lo absurdo que hizo llevadero un mundo destruido y desilusionado, lo absurdo que carece de lógica al igual que la vida misma de los personajes.

El Teatro Contemporáneo, él teatro realista continuo vivo en el ámbito comercial, se realizan obras basadas en la memoria, secuencias sobre sueños, personajes puramente simbólicos.

En Latinoamérica el teatro tiene personalidad, sello particular, al tratar temas propios, partiendo del espectador a quien va destinado. En el Perú se habla de Teatro Nacional más como una respuesta a la indiferencia, como un esfuerzo constante y conciente de artistas ,eternos enamorados de ésta singular faceta, plena de expresión corporal, emocional y espiritual, se destaca las presentaciones en ciudades del país donde los elencos profesionales brillan con luz propia, además de presentaciones teatrales en universidades, colegios, a través de teatro escolar, grupos juveniles independientes de particular esencia y entrega por pasión y convicción.

(más…)

¡Se acerca el Día Mundial del Teatro!

Este 27 de marzo es el Día Mundial del Teatro y, como no podría ser de otra manera, el blog de Cultura Urbana estará dedicado a la celebración de esta importante fecha. Para ir calentando, publicamos el Mensaje Internacional por el Día Mundial del Teatro, que este año ha sido dado por la reconocida actriz británica Judi Dench.

Aquí tenemos el mensaje, junto a la introducción correspondiente de MOTIN-Perú.

La gran dama Judi Dench, es la encargada a nivel del ITI (Instituto Internacional del teatro ), de dar el mensaje que adjuntamos para ser leído en todas las ceremonias y celebraciones de Homenaje al teatro a nivel nacional e internacional. Este mensaje se adjuntará al mensaje del Motin Perú encargado a otra gran actriz María Luisa De Zela.

Judi Dench, es una de las actrices más respetadas y populares del Reino Unido. Su disciplina es su mejor carta de presentación. Fue condecorada por la Orden del Imperio Británico en 1970 para posteriormente ser nombrada Dama, al igual que antaño fue denominado Sir el gran actor Laurence Oliver, también inglés.

En la Royal Shakespeare Company representó los roles principales de personajes clásicos, modernos y cómicos.

Mensaje Internacional por el Día Mundial del Teatro

“El Día Mundial del teatro es una oportunidad para celebrar el teatro en una miriada de formas. El teatro es una fuente de entretenimiento e inspiración, y tiene la habilidad de unificar las diversas culturas y a las gentes de todo el mundo. Pero el teatro es mucho más que eso: también brinda la oportunidad de educar e informar.

El teatro se representa en todo el mundo y no siempre en los escenarios tradicionales. Las representaciones pueden suceder en un pequeño pueblo del África, en una montaña de Armenia o en una pequeña isla del pacífico, todo lo que necesita es un lugar y un público. El teatro tiene la habilidad de hacernos sonreír, de hacernos llorar, pero también debería hacernos pensar y reflexionar.

El teatro surge a partir del trabajo en grupo, los actores son las personas a las que se ve, pero hay un gran número de personas a las que no se les ve. Son tan importantes como los actores, y sus variadas y especializadas habilidades hacen que una producción sea posible. También deben compartir los triunfos y los éxitos que pueden ocurrir.

El 27 de Marzo es oficialmente el Día Mundial del teatro, por muchos motivos todos los días deberían ser considerados días del teatro, porque tenemos la responsabilidad de cultivar la tradición de entretener, de educar y de iluminar a nuestras audiencias, sin las cuales no existiríamos”.